sábado, 22 de noviembre de 2014

El libro impreso 2

Juan Varela de Salamanca era marido de Isabel de Alfaro, hija de Ana de Alfaro y de Juan Ruiz. En un segundo matrimonio esta Ana se desposó con Niculoso Monardis . Establecido este vínculo que nos remitirá a vecinos de nuestro pueblo , volvamos al sevillano Juan Varela. Como prestigioso impresor de profesión, fué llamado —junto a otros— por las autoridades eclesiásticas a una Granada recientemente conquistada, a fin de propagar la doctrina católica entre los derrotados musulmanes*. Entre muchos de los libros que elaboró en su taller, resalta para el autor de estas líneas, como estudiante de árabe que es ( طالب اللغة العربية), el Vocabulario arábigo español , a una de cuyas páginas corresponde la fotografía.


*  En la frontera entre los siglos XV y XVI la imprenta sevillana es la más importante de Andalucía, pero no la única. Granada, conquistada en 1492, conocerá pronto el nuevo invento. Según noticia del viajero alemán Jerónimo Münzer, quien estuvo en la ciudad en 1494, ya había allí varios impresores alemanes, aunque no conocemos ninguna edición hasta 1496, cuando se publica el Primer volumen de Vita Christi, de Francesc Eiximenis, en el taller de Meinardo Ungunt y Juan Pegnitzer, que habían llegado desde Sevilla llamados por el arzobispo de Granada, deseoso de usar la imprenta para facilitar la conversión de los musulmanes que aún quedaban en el antiguo reino. También llamado por el arzobispo llegará a trabajar en Granada el sevillano Juan Varela de Salamanca entre 1504 y 1508.

Hija de Juan Varela de Salamanca y de Isabel de Alfaro fue Inés de Alfaro, fallecida en 1588 y esposa de Jacobo (o Jácome) Cromberger. Era Jacobo nacido en Sevilla e hijo de Juan Cromberger, también sevillano de nacimiento, y de Brígida Maldonado (hija de Mexía Ponce de León y de doña Catalina Maldonado), quienes tuvieron nueve hijos contando al dicho Jacobo: entre ellos Inés (o Isabel en algún documento) Maldonado, quien acabaría casándose con nuestro Francisco Sánchez de Melo y procreando a Juan Cromberger de Melo y a Gaspar, cuya acta de bautizo obra en los libros de la iglesia de Santiago de nuestra Villa*. A Francisco Sánchez y a su hijo Juan Cromberger lo hemos localizado e identificado con total exactitud en documentos castillejanos del Oficio concejil del escribano Hernando de las Cuevas. Sobre la vida y aventuras del padre nos extenderemos de inmediato.




 *    En domingo 1 de agosto de 1568 bautizó don Rodrigo de Cieza a Gaspar, hijo de Francisco Sanchez de Melo y de doña Isabel. Padrinos, Andres de ¿Antadilla? y doña Juana su hija, vecinos de Sevilla.
Otra partida de bautismo que guarda relación es:
En 8 de diciembre de 1560 bautizó don Rodrigo a Andres, hijo de Andres de Cabrera y de Ana Garcia. Padrinos, Tomas Conberjor (por Cromberger), Francisco de Melo (nuestro Fco. Sánchez de Melo), Baltasar de Melo (¿su hermano?) y Andres de Portona, todos vecinos y estantes en esta villa.
Y como nota curiosa:
Este mismo día bautizó Luis de Figueroa a Diego, hijo de Francisca, esclava de Alonso Franco, y de Garcia su criado. Padrinos, Simon Garcia y su capataz.

Y concluimos esta entrada con unos apuntes prosopográficos:
El jueves 25 de febrero de 1593 vino a esta Villa el padre fray Bartolomé Bautista, de la Orden de Santo Domingo, para repartir la Bula de la Santa Cruzada. Recibido con las solemnidades requeridas (era un acto religioso de importancia señalada) predicó la Santa Bula, nombrando como Receptor de ella, ante el escribano Hernando de las Cuevas, a Francisco Gallego Becerra, clérigo presbítero y beneficiado de la iglesia de Santiago (beneficio que compartía con Rodrigo de Cieza). Por cada bula, fuera de vivos o de difuntos, se estableció la limosna de dos reales de plata. Entre los cerca de cien vecinos que contribuyeron (con entre 2 y 15 bulas) encontramos a Juan Cromberger de Melo con cinco de vivos y dos de difuntos, que paga Juan de las Cuevas en su nombre. Y una doña Isabel de Alfaro, que bien pudiera ser la mujer de Juan Varela de Salamanca, viuda ya seguramente, que paga cinco de vivos. Francisco Vanegas paga seis de vivos "para la dicha doña Isabel" (sic).
En 21 de abril de 1593 dicho padre fray Bartolomé Bautista despidió dicha Bula en la iglesia de Santiago con su procesión y solemnidad acostumbradas. Lo firmó de su nombre, junto al bachiller Francisco Gallego Becerra, clérigo antedicho, y los testigos Diego de Peña, bachiller, y Juan de Castro y Diego García, vecinos de esta Villa.
Estuvo gestionando bulas el fraile dominico en Castilleja nada más y nada menos que dos meses.

No hay comentarios:

Notas varias, 3h.

El historiador alza y engrosa su constructo con base en el esqueleto documental, y lo efectúa un poco —o bastante— para sí mismo, para su c...