viernes, 25 de noviembre de 2016

Notas varias, 1

Por mor de evitar monotonías académicas ajenas a nuestro talante, introducimos otra serie, Notas varias, para ir alternando con la de Orsuche, que intermitentemente retomaremos.

Hija de los ecijanos Luis Conde de Biedma y de Luisa de Cárdenas fue María de Cárdenas, nacida en Écija. Se casó con su paisano Sancho de Rueda, regidor de dicha ciudad y familiar del Santo Oficio de la Inquisición, cargo al que pretendió desde 1622-23. Don Luis Conde de Biedma el año de 1604 dió poder al castillejano callerrealengo Alonso Martín Revuelta el Viejo, también familiar de la Inquisición, para cobrarle el alquiler de una casa que en la capital hispalense tenía arrendada a Juan Bautista de Baeza*, contador de la Casa de la Contratación de las Indias en Sevilla.



A juzgar por su firma, el viejo Alonso Martín Revuelta no parecía persona versada en letras. Alonso es personaje de relieve en la vida castillejana durante la segunda mitad del siglo XVI, pero no se sabe en qué momento accedió al oficio de inquisidor. Aunque los dos descendientes de judaizantes Hernando Jayán y Miguel de las Casas había fallecido ya al entrar el XVII, hubiera sido mas que interesante conocer más de las relaciones vecinales entre estos y el policía, que con toda propiedad así cabe llamar a los familiares del Santo Oficio, cuyo principal cometido era delatar conductas sospechosas de heterodoxia político-religiosa.

La casa arrendada por el ecijano al contador estaba en la hoy conocida como calle Bailén de la capital hispalense, que comunica San Eloy con la plaza del Museo y Alfonso XII, desde el Hotel Colón hasta dicho museo provincial. Entonces la calle Bailén se llamaba calle del Dormitorio de San Pablo y en ella, lindando con la referida casa arrendada, estaba el Hospital de San Pedro Mártir.

Primo hermano del padre del pretendiente Sancho de Rueda y a la vez pariente de su mujer la dicha María de Cárdenas fue Juan de Ayora y Eslava, obispo de Oviedo y antes inquisidor del Santo Oficio en Murcia. Hermano de la madre del pretendiente fue el general de la carrera de Indias y caballero de Santiago Cristóbal de Eraso (¿vascongado, ecijano?). Entre los importantes parientes de María aparece el apellido Martín que, aunque muy común, suscita sospechas de algún parentesco con El Viejo Martín de la Calle Real de Castilleja. La renta que pagaba el contador, 566 reales cada cuatro meses ("por los tercios del año").


* Juan Bautista (Ruiz) de Baeza (Polanco), como contador mayor que era de la Casa de la Contratación, fue el elegido por los señores jueces oficiales de Su Majestad el 14 de enero de 1593 en dicha Casa para formar los Libros de la Hacienda del Rey (método del "debe y ha de haber"), cuenta nueva que en paralelo a la anterior proporcionaría más exactitud en el control de los bienes realengos. Juan Bautista, que en este aspecto ahora debía informar al contador de superior categoría Pedro Luis de Torregrosa, vio por ello incrementado su salario de 70.000 maravedíes en 30.000 más. Realizó este cometido hasta agosto de 1604, cuando ocupó su puesto Miguel de Armora. Éste, fallecido dos años depués, fue sucedido por Andrés de Munibe, quien solicitó al Rey aumento de salario por tener que pagar el arrendamiento de la casa de su morada, cercana a la de la Contratación en la que trabajaba.
Juan Bautista y su hermano Andrés Ruiz Polanco solicitaron "la blanca de la carne" en diciembre de 1596 y octubre de 1600.
En el Archivo de Indias existe documentación sobre el contador: "Real cédula al doctor Pedro Gutiérrez Flores, presidente de la Casa de la Contratación, para que informe del tiempo que Juan Bautista de Baeza se ocupó en llevar cuenta de las licencias de esclavos negros vendidas por Hernando de Porras, y qué gratificación merecerá por ello." Fecha en 9 de julio de 1595 en Madrid.
Sobre su actividad como juez en Cádiz hacia 1612, http://estebanmira.weebly.com/uploads/7/9/5/0/7950617/mareantes.pdf
Y en el Catálogo de la Colección Pellicer, manuscrito 1622, figura: "Baeza, Juan Bautista de.- Parecer del Consejo sobre instancia de Juan Bautista de Baeza representando ha servido cincuenta y un años a S.M. en la Casa de la Contratación de Sevilla, y como Juez de la Contratación de Cádiz (logrando mayor beneficio que anteriormente en las Almadrabas de Hércules); pide se haga merced de un hábito de Santiago a su hijo Francisco Ruiz y Polanco, que acompañó al Marqués de Santa Cruz en su expedición a Larache. Madrid, 30 de enero de 1622."



Sobre Larache, “…El estado de la mar dejaba mucho que desear, cosa que no era extraña en aquel litoral dado lo avanzado de la estación. No obstante, el marqués de Santa Cruz ordenó el desembarco de dos compañías de arcabuceros, una al mando del Maestre de Campo don Sancho de Luna y la otra bajo las órdenes del anónimo autor de la Relación de la jornada de Alarache hecha por el marqués de Santa Cruz. Llegaron hasta la costa los soldados sobre esquifes, con la misión de explorar y elegir el terreno más propicio para un desembarco general, más la fuerte marejada hacía muy difícil saltar a tierra. Los que lo intentaron, se vieron muy pronto en apuros. El agua les llegaba al pecho y la fuerte resaca, así como el abundante oleaje, hicieron que muchos fueran revolcados y perdieran las armas. La confusión y el desconcierto se iban haciendo cada vez mayores. Consciente del fracaso de la intentona ordenada por el marqués, el duque de Tursis impidió que continuara el desembarco…” . Ver https://sergiobarce.wordpress.com/2016/09/18/larache-siglos-xvi-xvii-4a-parte/ 


Y aquí, —volviendo al viejo inquisidor de la Calle Real— el bautismo de su primer retoño, Juanito: El lunes 11 de febrero de 1577 bautizó en la iglesia de Santiago de Castilleja el clérigo Juan Martinez a Juan, hijo de Alonso Martin Revuelta el mozo y de Francisca Castaño. Padrino, don Pedro, vecino de Sevilla en la collación de San Vicente. Un padrino poco común en los bautismos de nuestra Villa, por su título de don y por su vecindario, que deja entrever que desde muy pronto Martín Revuelta parece relacionarse con gente importante.

Sobre los familiares de la Inquisición abundan datos en Internet: este vínculo lleva a un sitio muy documentado.

........................................................

Ha bastado tirar un poco del hilo del archivo particular que he ido construyendo desde que comenzaron mis afanes por la historia del pueblo para encontrar aspectos de don Luis Conde de Biedma y de su apoderado Alonso Martín Revuelta que redondean sus personalidades. Respecto al primero, ya no parece tan lejano de la localidad aljarafeña: del 23 de septiembre de 1598 existe un contrato de compraventa que lo sitúa estante en Castilleja y avecindado en la sevillana collación de La Magdalena, y lo define como dueño de criados y ganadero de bastante importancia. En la casa-oficio de Hernando de las Cuevas, escribano público y del Cabildo y Regimiento de Castilleja, se formaliza la venta a Alonso Jiménez de Bohórquez el Mozo, presente, y a doña Inés de Nava su mujer, vecinos de la Villa de Utrera, de 403 ovejas merinas blancas y 17 ovejas, en que van apreciadas dos borricas y los demás adherentes necesarios para dicho ganado (entendiéndose que manejar el rebaño exigía los dos animales de carga y los "adherentes"). En total son 420 ovejas que don Luis Conde tiene puestas en término de Dos Hermanas a disposición de los dichos Alonso y doña Inés, y que se las vende a 2 reales por cabeza, que suman 5.040 reales, de los que recibe al contado en casa del mencionado escribano castillejense 100 reales, y se acuerda el pago de 2.470 reales por el día de Santiago de julio de 1599, y los 2.470 reales restantes a satisfacer por el día de Santiago de 1600. Y Alonso Jiménez de Bohórquez que es el mozo que presente está, por él mismo y en los nombres de la referida Inés de Nava su mujer y de Juan Millán de Bohórquez el Viejo su padre, por virtud del poder que de ellos tiene, que pasó ante Diego Jaramillo, escribano público de Utrera, el 22 de septiembre de 1598 en casa de los otorgantes y siendo testigos los marcheneros Pedro Muñoz, Agustín de Segura y Juan de Marchena, se obliga y obliga de mancomún a su padre y a su esposa a pagar en los plazos establecidos, siendo testigos los criados de don Luis Pablo Sánchez y Juan de Villalpando, y los vecinos de nuestra Villa Juan de las Cuevas, Pedro de las Casas, Pedro Díaz de Baeza y Alonso Ximeno de Ribera, administrador del Conde de Olivares. Firmaron —con excelente letra— el comprador y el vendedor. Se lee en otros lugares Biezmaz y Biesma.



Detengámonos ahora en la persona del comprador de las ovejas, el utrerano Alonso Jiménez de Bohórquez, porque nos va a servir de eslabón con el tema principal de la serie de Orsuche en relación con el autor del Quijote, Miguel de Cervantes, como referimos en su primer capítulo. Y es que Bohórquez, seis años antes de su estancia en nuestra Villa para firmar el contrato de compra de las ovejas, había sido Alcalde Ordinario en su localidad natal, Utrera. Y lo fue precisamente cuando Miguel de Cervantes, comisionado para recabar víveres que sostuvieran a los barcos La Armada, visitó la gran población, además de las de Écija, Marchena y El Arahal y otras de la zona. Hablamos de los primeros meses de 1593. Pero sobre los días de convivencia entre el Manco de Lepanto y el alcalde Bohórquez, el 29 y 30 de marzo, y probablemente en algunos más siguientes, es mejor leer a quien con pocas pero sustanciosas líneas, los dibuja a la perfección: el artículo completo se encuentra en la revista Vía Marciala ;  revista dicen que la segunda más antigua de España, que toma su nombre de la calle donde nacieron Fernanda y Bernarda, y que en nuestros días es objeto de investigación por parte de la corporación municipal a causa de un artículo en el que al parecer se hace apología de la violencia hacia las mujeres. Pero esto es otra historia.

Entonces, como decíamos, era alcalde precisamente Alonso Jiménez Bohórquez, con quien refirió luego Cervantes, en 1593, tener concertado que debía extraerse 500 fanegas de trigo. Ya tenemos un nexo interesante.


Buscar en este blog