jueves, 31 de agosto de 2017

Notas varias, 2m.




Algunos personajes que han ido apareciendo en los papeles de Roque. El primero interesa en especial porque sus descendientes —un hijo y un nieto— anduvieron también por la Lima del Perú, estudiando Gramática en un caso y, ¿cómo pensar que no se encontraran alguna vez con los de Vega, siendo sevillanos de origen como eran?:

El Juez Tesorero de la Casa de la Contratación de Sevilla don Antonio López de Calatayud —quien tramitó todo el papeleo de Roque— nació en Valladolid. Casado con doña María Gómez de Sandoval, nacida en Madrid y bautizada en su parroquia de San Sebastián el 9 de febrero de 1571. Testó el Juez en Sevilla el 6 de noviembre de 1627. Hijo, Antonio de Calatayud, nacido en Valladolid y bautizado en su iglesia de San Esteban el 25 de enero de 1590. Oidor de Guatemala y sucesivamente de Charcas y de Lima, falleció siendo Consejero de Indias, habiendo otorgado su testamento en Madrid el 9 de octubre de 1663 ante el escribano Isidro Núñez. Casado con doña Bárbara del Castillo, nacida en Guatemala y bautizada en su Catedral el 15 de diciembre de 1603. Hijo, José Calatayud, nacido en Santiago de Guatemala y bautizado en su Catedral el 16 de abril de 1626; estudió Gramática en Lima hasta 1644, sirviendo luego como soldado en Filipinas y después como Capitán de Caballos en la campaña de Portugal; fué admitido en la Orden de Santiago cuando se hallaba de Capitán de una Compañía de Infantería en La Habana.
A don Antonio López de Calatayud se le relaciona con don Melchor Maldonado como no podía ser menos ya que ejercieron el mismo cargo; Maldonado era pariente de los Maldonado de Castilleja, y aparece de vez en cuando en nuestros protocolos: "Para comprobación de la cuenta que su Magestad nos ha mandado tomar de la hacienda de bienes de difuntos conviene a su servicio y al buen cobro de ella que el Sr. D. Antonio López de Calatayud contador Juez Oficial de la Casa de la Contratación de Sevilla mande poner al pie deste pliego todos los mrs., joyas, plata labrada y otras cosas que pareciese por los libros y registros que estan en su poder han entrado en el del señor D. Melchor Maldonado tesorero y juez oficial de la dicha Casa por bienes de difuntos de las Indias desde que comenzó a servir del dicho oficio hasta hoy con distincion y claridad de los nombres de dichos difuntos de quien han procedido los dichos bienes... ", en el Archivo General de Indias, Contratación, leg. 4566. Citado por Rafael Donoso Anes en Una contribución a la historia de la contabilidad: análisis de las prácticas contables desarrolladas por la tesorería de la Casa de la Contratación de las Indias de Sevilla (1503-1717).
Ver también este libro en Google Books.

El padre de don Francisco del Adarve, Alonso Urbano del Adarve, era médico de cierta relevancia en el Jaén de finales del siglo XVI. "En 1597, la peste estaba instalada en el Cantábrico, anunciando lo que iba a ser un siglo XVII catastrófico para toda la península, pues ya la tenemos en Andalucía a principios de dicha centuria, en 1601. En Jaén, el concejo municipal tomó las primeras medidas para guardarse del contagio en abril. En julio, tres médicos, el doctor Fríelas (sic) [ Alonso de Freylas, ¿1550? - 1624)*, el doctor Soria y el licenciado Urbano del Adarve [ padre del criado de Roque de Vega ], presentaron un informe al cabildo municipal en el que denunciaron la proximidad de la peste, pues ya se conocían muertes en Villardompardo, localidad cercana a la capital. Jaén cerró sus puertas y estableció un control riguroso sobre personas y mercancías, llegándose a prohibir la entrada de estas últimas, en concreto de telas, de cualquier sitio, aunque éste no estuviera contaminado. En abril se supo ya con certeza que la enfermedad había entrado de lleno en la ciudad, por la calle de la Veracruz. Los munícipes cometieron el error de dar por concluida la infección antes de que en realidad se hubiera sofocado, por lo cual en los meses de verano hubo un rebrote. Se dio por concluida en septiembre. (De La religiosidad asistencial en el Jaén del siglo XVII, pág. 246. María Antonia Bel Bravo. Universidad de Jaén).

* Autor del Conocimiento, curación y preservación de la peste; a donde se trata lo que ha de hacer las ciudades y gobernadores de ellas y cada vecino en particular en su casa; el remedio con que se ha de preservar el particular sugeto de cada uno, según su complexión, edad y naturaleza. Va añadido un tratado nuevo de arte de descontagiar las ropas de seda, telas de oro y plata, tapicerías, lienzos y al fin, si los melancólicos pueden saber lo que está por venir con la fuerza de su imaginación o soñando, Jaén, Fernando Días de Montoya, 1606. Digitalizado en Google Books.

Alonso de Acuña Adarve. Nace en Jaén y se bautiza en la parroquia de San Miguel el 30 de junio de 1626. Padres, Juan de Quero y Mariana de Adarve  [hermana del criado de Roque de Vega ]. Abuelos paternos: Juan de Quero y Ana Cobo de Covaleda. Abuelos maternos: Licenciado Alonso Urbano del Adarve e Inés Jiménez del Portillo. Ingresa en el colegio de la Asunción en septiembre de 1642 y realiza estudios de Filosofía y Teología. Fue prior de Marmolejo y catedrático de Artes en la Universidad de Baeza. (De Jiennenses en el colegio de la Asunción en Córdoba durante el siglo XVII. Juan Aranda Dolcen, Doctor en Historia. Apéndice, pag. 61, Becarios jiennenses del colegio de la Asunción de Córdoba en el siglo XVII).



A Roque de Vega ya le habían ido allanando el camino a través del Atlántico no solamente muchos de sus tíos como aseguran algunos de los testigos, sino además dos hermanas vecinas de Castilleja y de apellido Gutiérrez, Isabel y Leonor, que emprendieron la aventura en 1618, cuatro años antes. Fue precisamente una tía de Roque, a la cual ya conocemos, quien declaró como primer testigo de la información presentada por Isabel: hablamos de Marina de Vega, viuda de Francisco Miguel y septagenaria pero todavía en buen uso de la razón cuando fue requerida por la mentada Isabel para que certificara sobre sus antecedentes. Veamos con detalle todo el expediente:

Expediente de concesión de licencia para pasar a Nueva España a favor de Isabel Gutiérrez, natural de Castilleja de la Cuesta, hija de Francisco Gutiérrez y María Sánchez, en compañía de su hija, casada con Bartolomé Muñoz (en Nueva España); su cuñado Francisco de Vilches, natural de Carmona hijo de Francisco Ruiz y María Vilches en compañia de su mujer Leonor Gutiérrez, hermana de aquella, y natural asimismo de Castilleja de la Cuesta y Catalina de Vilches, hermana de Francisco.

Señor: Isabel Gutiérrez dice tiene su marido en Nueva España, el cual la ha enviado a llamar, y suplica a Vuestra Merced la mande dar licencia para ir a estarse en su compañía y llevar una hija suya de seis años y a Francisco de Vilches su cuñado, que tiene poder de su marido para llevarla; y a Leonor Gutiérrez su mujer, y a Catalina de Vilches, de 18 años, que es hermana del dicho Francisco de Vilches, para que la acompañe en qº Roª md.
Como lo pide. A 16 de mayo de 1618.

Señas de las personas para quien se pide licencia para ir a Nueva España en la Flota:

— Francisco de Vilches, natural de Carmona, hijo de Francisco Ruíz y de María de Vilches, de buen cuerpo, barbitaheño, señal de herida en la nariz, de 32 años.

— Leonor Gutiérrez su mujer, natural de Castilleja de la Cuesta, hija de Francisco Gutiérrez y de María Sánchez, de 36 años, ojos negros.

— Catalina de Vilches, hermana del dicho Francisco de Vilches, doncella trigueña, ojos grandes, señal de herida en la frente, de 18 años.

— Isabel Gutiérrez, natural de Castilleja, con una hija suya de 6 años, está casada con Bartolomé Muñoz, que está en la provincia de Nueva España, sus señas, ojos negros, quebrada de color, de 30 años, es hermana de Leonor Gutiérrez y Francisco de Vilches, tiene poder de su marido para llevarla.

Isabel Gutiérrez = Digo que el Rey Nuestro Señor mandó de darme licencia para pasar a las provincias de Nueva España, a hacer vida con mi marido, y para que pueda llevar conmigo a una hija mía de 6 años, y porque yo fui casada en esta ciudad con Bartolomé Muñoz, que está en la dicha Nueva España, y durante nuestro matrimonio hubimos por nuestra hija a Isabel, que es de edad de 6 años,
A Vuestra Señoría pido y suplico mande que se reciba información de lo susodicho, y que en la Contaduría de esta Casa se despache mi licencia, y hago presentación de la limpieza de mi persona, hecha en la Villa de Castilleja de la Cuesta, y pido justicia y para ello ... .

En 20 de junio de 1618 años pareció ante Su Señoría Isabel Gutiérrez e Isabel su hija. De información y ocurra a la Contaduría de esta Casa para que se le de despacho. Escribano, Gaspar de los Reyes.



En la Villa de Castilleja de la Cuesta en 19 de junio de 1618 ante Pedro Navarro, Alcalde Ordinario de esta dicha Villa, pareció Isabel Gutiérrez, vecina de dicha Villa y mujer de Bartolomé Muñoz, y dijo que a su derecho conviene probar y averiguar ad perpetuan re y memoria como mejor le convenga, de cómo es hija legítima de Francisco Gutiérrez y de María Sánchez, y cómo los dichos Francisco Gutiérrez y María Sánchez fueron casados y velados según orden de la Santa Madre Iglesia de Roma, y de cómo los dichos sus padres y abuelos y ella son cristianos viejos de limpia casta y generación, sin raza ni mácula de moros ni judíos ni de los nuevamente convertidos a nuestra Santa Fé Católica, ni penitenciados por el Santo Oficio de la Inquisición, y de cómo nació en esta Villa y será de edad de 37 años poco más o menos, y de cómo no es de los comprendidos en el bando de Su Majestad para no poder pasar a las Indias, y pidió al dicho Alcalde mande recibirle la información que en razón de ello diere, y a examinar los testigos que presentare por el tenor de este pedimento, y hecha la dicha información, mande darle un traslado o dos o más, los que pide para guarda de su derecho, y pidió justicia, y no firmó porque dijo no saber escribir. Roque de las Cuevas, escribano público y del Concejo.

Auto. Y visto por el dicho Alcalde el pedimento hecho por la dicha Isabel Gutiérrez, mandó que la susodicha de información de lo en ella contenido, y dada, proveerá justicia. Pedro Navarro. Roque de las Cuevas, escribano público y del Concejo.

Testigo. En la Villa de Castilleja de la Cuesta en 19 de junio de 1618 la dicha Isabel Gutiérrez presentó por testigo para la dicha información a Marina de Vega*, mujer que fue de Francisco Miguel, vecina de esta Villa, de la cual fue recibido juramento por Dios Nuestro Señor y la señal de la cruz en forma de derecho, so cargo del cual prometió de decir verdad, y siendo preguntado (sic) por lo contenido en el dicho pedimento, dijo que conoce a la dicha Isabel Gutiérrez que la presenta por testigo desde que la susodicha nació, y conoció a Francisco Gutiérrez y a María Sánchez su mujer, padre y madre de la susodicha Isabel Gutiérrez, y sabe que los susodichos fueron casados y velados según orden de la Santa Madre Iglesia de Roma, y que durante su matrimonio hubieron y procrearon por su hija legítima a la dicha Isabel Gutiérrez, y como tal la criaron, trataron y nombraron, y sabe esta testigo que los dichos Francisco Gutiérrez y María Sánchez su mujer, y la dicha Isabel Gutiérrez, y sus abuelos, fueron y son cristianos viejos de limpia casta y generación, sin raza ni mácula de moros ni judíos ni de los nuevamente convertidos a nuestra santa fé católica, ni penitenciados por el Santo Oficio de la Inquisició, y en esta posesión fueron y son habidos en esta dicha Villa entre todos los vecinos que les conocieron, y sabe que la dicha Isabel Gutiérrez nació en esta Villa y será de edad como de 37 años poco más o menos, y esto es lo que sabe y es la verdad so cargo del juramento que tiene hecho, y no lo firmó por no saber escribir, y que es de edad de 73 años poco más o menos. Roque de las Cuevas.

* Como buena hermana, hizo de enfermera de Magdalena de Vega, mujer de Bernardo de Oliver el Espadero.

Testigo. Y después de lo susodicho en el dicho día, mes y año dichos la dicha Isabel Gutiérrez para la dicha información presentó por testigo a Luis García, vecino de esta dicha Villa, del cual fue recibido juramento por Dios Nuestro Señor y la señal de la cruz en forma de derecho, so cargo del cual prometió de decir verdad, y siendo preguntado por lo contenido en el dicho pedimento, dijo que este testigo conoce a la dicha Isabel Gutiérrez que lo presenta por testigo desde que era niña pequeña, y conoció a Francisco Gutiérrez y María Sánchez su mujer, padres de la susodicha, y sabe que los dichos Francisco Gutiérrez y María Sánchez fueron marido y mujer legítimos, casados y velados según orden de la Santa Madre Iglesia de Roma, y durante su matrimonio hubieron y procrearon por su hija legítima a la dicha Isabel Gutiérrez, y como tal la criaron, trataron y nombraron, y sabe este testigo que los dichos Francisco Gutiérrez y María Sánchez su mujer, y la dicha Isabel Gutiérrez, fueron y son cristianos viejos de limpia casta y generación, sin raza ni mácula de moros ni judíos ni de los nuevamente convertidos a nuestra santa fé católica, ni penitenciados por el Santo Oficio de la Santa Inquisición, y en tal posesión fueron y son habidos y comunmente reputados entre todos los vecinos de esta Villa que los conocieron, y sabe que la dicha Isabel Gutiérrez nació en esta dicha Villa, y que será de edad de 37 años poco más o menos, y esto es lo que sabe y es la verdad so cargo del juramento que tiene hecho, y no firmó porque dijo no saber escribir, y que es de edad de 74 años poco más o menos. Roque de las Cuevas.

Testigo. Y después de lo susodicho en este día, mes y año dichos, la dicha Isabel Gutiérrez, para la dicha información, presentó por testigo a Antón García, vecino de esta Villa, del cual fue recibido juramento por Dios Nuestro Señor y la señal de la cruz en forma de derecho, so cargo del cual prometió de decir verdad, y siendo preguntado por lo contenido en el dicho pedimento, dijo que este testigo conoce a la dicha Isabel Gutiérrez que lo presenta por testigo, y conoció a Francisco Gutiérrez y María Sánchez su mujer, padres de la dicha Isabel Gutiérrez, y sabe que fueron casados y velados según orden de la Santa Madre Iglesia de Roma, y durante su matrimonio hubieron y procrearon por su hija legítima a la dicha Isabel Gutiérrez, y como tal la criaron, trataron y nombraron, y sabe este testigo que los dichos Francisco Gutiérrez y María Sánchez su mujer, y Pedro Sánchez ¿Menea?, padre de la dicha María Sánchez que este testigo conoció, y la dicha Isabel Gutiérrez, son y fueron cristianos viejos de limpia casta y generación, sin raza ni mácula de moros ni judíos ni de los nuevamente convertidos a nuestra santa fé católica, ni penitenciados por el Santo Oficio de la Inquisición, y en esta posesión fueron y son habidos y tenidos en esta dicha Villa entre todos los vecinos que los conocieron, sin que se haya sabido u oído ni entendido cosa en contra, y sabe este testigo que la dicha Isabel Gutiérrez nació en esta Villa y que será de edad de 37 años poco más o menos, y que no es de los comprendidos en el bando de Su Majestad para no poder pasar a las Indias, y esto es lo que sabe y la verdad so cargo del juramento que tiene hecho, y no firmó porque dijo no saber escribir, y que es de edad de 70 años poco más o menos. Roque de las Cuevas.

Testigo. Y después de lo susodicho en este dicho día, mes y año dichos, la dicha Isabel Gutiérrez presentó por testigo para la dicha información a Francisco González Fuerte, vecino de esta Villa, del cual fue recibido juramento por Dios Nuestro Señor y la señal de la cruz en forma de derecho, so cargo del cual prometió de decir verdad, y siendo preguntado por lo contenido en el dicho pedimento, dijo que conoce a la dicha Isabel Gutiérrez que lo presenta por testigo, y conoció a Francisco Gutiérrez y María Sánchez su mujer, los cuales vio hacer vida maridable en uno mucho tiempo como marido y mujer, y durante su matrimonio hubieron y procrearon por su hija legítima a la dicha Isabel Gutiérrez, y como tal la criaron, trataron y nombraron, y sabe este testigo que los dichos Francisco Gutiérrez y María Sánchez su mujer, y la dicha Isabel Gutiérrez, fueron y son cristianos viejos de limpia casta y generación, sin raza ni mácula de moros ni judíos ni de los nuevamente convertidos a nuestra santa fé católica, ni penitenciados por el Santo Oficio de la Santa Inquisición, y en esta posesión fueron y son habidos y tenidos y comunmente reputados en y por todos los vecinos de esta Villa que los conocieron, y sabe que la dicha Isabel Gutiérrez nació en esta dicha Villa y que será de edad de 37 años poco más o menos y que no es de los comprendidos en el bando de Su Majestad para no poder pasar a las Indias, y esto es lo que sabe y la verdad so cargo del juramento que tiene hecho, y no firmó porque dijo no saber escribir, y que es de edad de 46 años poco más o menos. Roque de las Cuevas.

Auto. En la Villa de Castilleja de la Cuesta en 19 de junio de 1618 el dicho Alcalde Pedro Navarro, Alcade Ordinario de esta dicha Villa, habiendo visto la información dada por la dicha Isabel Gutiérrez, atento a que no quería presentar más testigos, dijo que mandaba y mandó que yo, el presente escribano, de un traslado de ella, o dos o más a la dicha Isabel Gutiérrez, firmados y signados en pública forma y manera que haga fé, en los cuales y en cada uno de ellos dijo que interponía e interpuso su autoridad y decreto judicial, tanto cuanto puede y de derecho ha lugar para que valga y haga fé doquier que pareciere, y lo firmó y de todo esto como pasó ante mí el presente escribano di la presente, que es fecha en el dicho día, mes y año dicho. Pedro Navarro. Roque de las Cuevas, escribano público y del Concejo.
Es bastante.

Testigo. En Sevilla en la Casa de la Contratación de las Indias a 20 de junio de 1618 la dicha Isabel Gutiérrez, para la dicha información que le está mandado dar, presentó por testigo a Francisco de Vilches, que así se nombró y ser vecino de esta ciudad en la collación de San Salvador, del cual se recibió juramento en forma de derecho, so cargo del cual prometió de decir verdad, y siendo preguntado, dijo que conoce a la dicha Isabel Gutiérrez que lo presenta por testigo, y a Bartolomé Muñoz, de hasta 14 años a esta parte, los cuales sabe que son marido y mujer legítimos, casados y velados según orden de la Santa Iglesia, y que el dicho Bartolomé Muñoz está en la Ciudad de los Ángeles en la Nueva España, adonde le ha visto este testigo y trajo poder suyo para llevar a la dicha su mujer y a Isabel su hija del dicho matrimonio, habida y procreada por tal, y se la ha visto este testigo criar y tratar y alimentar por tal a la dicha Isabel Gutiérrez su madre, y al dicho Bartolomé Muñoz el tiempo que estuvo aquí y en la ciudad de Los Ángeles, y que la dicha Isabel es niña de 6 años poco más o menos, morena, ojos negros, quebrada de color, y que es soltera no casada ni sujeta a orden de religión, y esto es la verdad para el juramento que hizo, y lo firmó de su nombre, y que es de 32 años. Gaspar de los Reyes, escribano público.



Testigo. Y luego en el dicho día, mes y año dichos la dicha Isabel Gutiérrez para la dicha información presentó por testigo a una mujer que se dijo llamar Leonor Gutiérrez y ser mujer de Francisco de Vilches, vecina de esta ciudad en la collación de San Salvador, de la cual se recibió juramento en forma de derecho, so cargo del cual prometió de decir verdad, y siendo preguntada, dijo que conoce a la dicha Isabel Gutiérrez que la presenta por testigo, y a Bartolomé Muñoz su marido, de más tiempo de 14 años, los cuales sabe que son marido y mujer legítimos, casados y velados según orden de la Santa Madre Iglesia, y que el dicho Bartolomé Muñoz está en la Ciudad de los Ángeles en la Nueva España, porque lo ha oído decir a muchas personas que lo han visto allá, y sabe que Francisco de Vilches, testigo en esta información, recibió su poder para llevar a la dicha Isabel Gutiérrez y a la dicha Isabel su hija, la cual dicha Isabel sabe que es hija legítima de la dicha Isabel Gutiérrez y Bartolomé Muñoz, porque por tal se la ha visto criar, tratar y nombrar, la cual será de edad de 6 años poco más o menos, morena, ojos negros, quebrada de color, y que no es sujeta a orden ni religión alguna, y que esto es la verdad para el juramento que hizo, y no firmó porque dijo no saber, y que es de edad de 36 años. Gaspar de los Reyes, escribano.

Auto. En Sevilla en la Casa de la Contratación de las Indias a 21 de junio de 1618 los Señores Presidente y Jueces Oficiales por Su Majestad de la dicha Casa dijeron que es bastante, y dieron licencia a Isabel Gutiérrez para que pueda pasar a la Nueva España a hacer vida con Bartolomé Muñoz su marido, que está en aquella tierra, llevando consigo a una hija suya de 6 años y a un cuñado casado y a una hermana suya, y con la licencia que se les diere se le ha de poner la edad y señas de sus personas.

Traslado de la cédula Real que presentó en esta Casa Isabel Gutiérrez:

El Rey: a mis Presidente y Jueces Oficiales de la Casa de la Contratación de Sevilla, yo os mando dejéis ir a la Nueva España a Isabel Gutiérrez, natural de Castilleja, de 30 años (sic), ojos negros y quebrada de color, que va a hacer vida con su marido, y a una hija suya de 6 años, y a Francisco de Vilches, natural de Carmona, de 32 años, de buen cuerpo, barbitaheño, con una señal de herida en la nariz, llevando consigo a Leonor Gutiérrez su mujer, de 35 años, ojos negros, y que pueda llevar a Catalina de Vilches, hermana del dicho Francisco de Vilches, de 18 años, trigueña, ojos grandes y una señal de herida en la frente, presentando ante Vos informaciones hechas en sus tierras ante la Justicia de ellas, con aprobación de la misma Justicia de cómo no son de los prohibidos para pasar a aquellas partes, y que la dicha Catalina de Vilches no es casada. Hecha en Aranjuez a 20 de mayo de 1618. Yo el Rey. Por mando del Rey Nuestro Señor, Juan Ruíz de Contreras. Y a las espaldas de la dicha real cédula están siete rúbricas de firmas.

El cual dicho traslado fue sacado de la dicha real cédula y corregido con ella, en Sevilla en 21 de junio de 1618.



El apellido Vilches, por otra parte, no es ajeno a Castilleja de la Cuesta, aunque no sabemos —todavía— si el de esta muestra proviene de Carmona:

Gregorio de Vilches, estante en esta Villa, en nombre de Brígida Maldonado, vecina de Sevilla, con su poder dado ante Francisco de Vergara, escribano público de dicha ciudad, dado hoy 29 de marzo de 1580, arrienda a Francisco Rodríguez Roldán, vecino de Camas, presente, unas casas-carnicerías con sus corrales grandes y chicos, linde con atahonas que fueron de Miguel de las Casas y con casas de Francisco Rodríguez Hidalgo, y le arrienda también unas casas-mesón que son enfrente de las dichas carnicerías, que todo es en la Calle Real, y que linda con casas y bodegas de dicho don Gregorio de Vilches, con solar que fue de Gonzalo López, y con la Calle Real por delante; y se las arrienda por tiempo de un año desde 1º de abril que viene, por precio de 36 ducados, a pagar a plazos, y los reparos y mantenimientos de carnicerías y mesón correrán a cargo del arrendador. Dado en esta Villa estando en la puerta de la iglesia de Santiago, martes 29 de marzo de 1580. Testigos, Diego Dávila y Juan Martínez.

Familia o no de este don Gregorio, Francisco de Vilches, marido de la castillejana Leonor Gutiérrez, no tuvo suerte en la Nueva España. Lo veremos en la siguiente entrada.

No hay comentarios:

Notas varias, 3h.

El historiador alza y engrosa su constructo con base en el esqueleto documental, y lo efectúa un poco —o bastante— para sí mismo, para su c...